Definición del diccionario de la RAE

Figura que consiste en atribuir a las cosas inanimadas o abstractas, acciones y cualidades propias de seres animados, o a los seres irracionales las del hombre.


Definición de la Wikipedia

La personificación es, dentro de las figuras literarias, una de las figuras de ficción. Consiste en caracterizar a una realidad no animada como humana, cediéndole atributos propios del ser humano (lengua, partes del cuerpo, etc.).

Otros ejemplos literarios

Los invisibles átomos del aire
en derredor palpitan y se inflaman;
Gustavo Adolfo Bécquer

Sólo se oirá la risa blanca de las estrellas
Persiguiendo a las sombras por todos los caminos.
León Felipe

Vino, primero, pura,
vestida de inocencia.
Y la amé como un niño.
……………………….
Y se quitó la túnica,
y apareció desnuda toda…
¡Oh pasión de mi vida, poesía
desnuda, mía para siempre!
Juan Ramón Jiménez


La primavera besaba
suavemente la arboleda
,
y el verde nuevo brotaba
como una verde humareda.

Las nubes iban pasando
sobre el campo juvenil...

Yo vi en las hojas temblando
las frescas lluvias de abril.

Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
-recordé-, yo he maldecido
mi juventud sin amor.

Hoy, en mitad de la vida,
me he parado a meditar...
¡Juventud nunca vivida,
quién te volviera a soñar!

(Antonio Machado, siglo XX)


Editar esta página
Editar esta página

En el soto,
los alamillos bailan
uno con otros,
Y en el arbolé,
con sus hojitas,
bailan también
.

(Federico García Lorca, s. XX)

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres...
¡esas... no volverán!.

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.

Pero aquellas, cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día...
¡esas... no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.

Pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido...; desengáñate,
¡así... no te querrán!

(Gustavo Adolfo Bécquer, siglo XIX)

Videos sobre la Personificación




external image bit-bier-mostache-ad.jpg
external image australia-post-ad.jpg
external image 769244959_386bc05b58.jpg?v=0
external image 1197998949_0.jpg
external image wilkinson-huevo-marketing.jpg